llamanos hoy: (55) 5574-6604

Paseo de Las Palmas No. 745 Int. 604 Col. Lomas de Chapultepec. Centro Médico Palmas Mapa

Tuxpan #10 PH #2, Roma Sur, Cuauhtémoc Mapa

EMBARAZO Y LA QUIROPRÁCTICA

EMBARAZO Y LA QUIROPRÁCTICA

El embarazo es una etapa muy bonita y emocionante, que esta llena de cambios tantos físicos como fisiológicos. A consecuencia de estos cambios, como lo son el aumento de peso y los cambios hormonales, entre otros, muchas mujeres sufren de dolor de espalda en algún punto durante el embarazo. El dolor de espalda se debe a que a medida que el bebé va creciendo en peso y tamaño, se afectan las 3 curvaturas naturales de la columna vertebral. Como resultado vamos a ver un cambio en postura dado a que el centro de gravedad del cuerpo se ve alterado ya que va a cargar la mayoría del peso al frente. Debido a este cambio, los músculos abdominales se estiran, las curvaturas naturales del cuerpo se alteran y esto pone presión en las coyunturas de la columna vertebral y en los nervios causando dolor. Los cambios hormonales también afectan los ligamentos de las caderas, soltándolos para así facilitar el proceso del parto. Debido a esto, adoptamos una nueva postura. Tendemos a compensar el peso de la barriga echándonos hacia atrás, poniendo presión y extendiendo la espalda baja.

La quiropráctica es una alternativa sana y natural para tratar el dolor de espalda antes, durante y después del embarazo. Su columna vertebral esta compuesta de 24 vértebras, el sacro, el cóccix, 23 discos y 31 pares de nervios que salen de entre las vértebras y se ramifican a diferentes partes del cuerpo. Las vértebras son los huesos que forman su columna vertebral y entre cada una de ellas se encuentran los discos. Estos están compuestos de una sustancia gelatinosa en el centro y un anulo de fibra por fuera. Los discos sirven para amortiguar los golpes, reducir la fricción entre las vértebras y para permitir que haya movimiento en la columna vertebral. Todos estos cambios hormonales y estructurales que ocurren durante el embarazo pueden causar que las vértebras se desalinien, esto se conoce como una “subluxación”. El nervio ciático, el nervio más largo del cuerpo, que va de la parte baja de la espalda y baja por las piernas, comúnmente es el mas afectado, causando síntomas tanto en la espalda baja como en las piernas. Además de afectar el sistema nervioso, las subluxaciones pueden afectar el sistema músculo-esqueletal, causando tensión muscular, nudos, movimiento limitado y debilidad en los músculos, entre otros.

A diferencia de la medicina convencional, la quiropráctica busca identificar y tratar la raíz del problema en vez de los síntomas, para así curar la condición. El tratamiento quiropráctico consiste principalmente de un “ajuste” o “manipulación” vertebral. El propósito es acomodar las vértebras que están desalineadas para así eliminar la causa del dolor. Hay diferentes métodos de manipulación vertebral y estos pueden variar de acuerdo a cuan avanzado esté el embarazo. El tratamiento es seguro tanto para usted como para el bebe y se puede llevar a cabo hasta el momento de dar a luz. Su quiropráctico también le puede sugerir otros tratamientos para mejorar la postura y eliminar el dolor de espalda, tales como hielo, calor, masaje o ejercicios de estiramiento entre otros. Además del tratamiento quiropráctico, el mantener una buena postura, ejercitarse regularmente y llevar una dieta adecuada puede ayudarle a vivir una vida mas saludable. Recuerde que aunque no sufra de dolor de espalda en estos momentos, la quiropráctica es la mejor alternativa para prevenir el dolor de espalda durante y después del embarazo.

Consejitos para mantener una buena postura:

  • Mantenga la cabeza y los hombros centralizados sobre tus caderas – así mantendrá su columna vertebral derecha.
  • Cuando vaya a levantar algo no se doble por la cintura, doble las caderas y las rodillas, y levántese con las piernas.
  • Cuando vaya a alcanzar algo vire el cuerpo entero, no solo la cabeza y el cuello
  • Cuando esté sentada mantenga las rodillas al nivel de las caderas, así mantendrá la espalda derecha.
  • Duerma de lado con las rodillas un poco flexionadas. Use una almohada en el cuello, una entre las rodillas y otra debajo de la barriga para aliviar la presión en su columna vertebral.

No comments yet.

Add a comment